Alemania

Alemania Alemania posee los viñedos más septentrionales del mundo. Las condiciones climáticas son muy extremas en esta zona. Escasas horas de sol, climas húmedos, terrenos escarpados y un largo etcétera de dificultades con las que se tienen que pelear los viticultores germanos.
Sin embargo, son precisamente estas condiciones las que suelen dar vinos muy especiales y de gran calidad, y es por ello que en Alemania se elabora uno de los mejores blancos del mundo, producidos con unas de las uvas más nobles, junto a la chardonnay: la riesling.
Existen varias zonas de producción de vino en Alemania. Ahr, Palatinado, la zona del Rhin Central, Rheingau y especialmente la zona del Mosela-Sarre-Ruwer, donde se puede admirar uno de los paisajes vitícolas más impresionantes del mundo: sus viñas, plantadas en escarpadas laderas cayendo sobre estos afluentes del Rhin, formando meandros junto a pueblecitos de techos de pizarra. Gracias a la exposición al sol, las laderas orientadas al sur son donde se pueden encontrar los mejores vinos.
Los vinos alemanes se pueden presentar en versión seco, dulce, de podredumbre noble o también como vino del hielo o “eiswein”. En esta última forma de elaboración, los racimos se vendimian congelados por la mañana, concentrando así el azúcar y produciendo uno de los vinos dulces más cotizados.
Los blancos de Alemania tienen una acidez y un dulzor muy equilibrados, que junto a los aromas varietales de la riesling permiten disfrutar de unos vinos delicados y sabrosos, que expresan muy bien el “terruño”, con el añadido además de una gran longevidad en crianzas sin contacto con la madera.